¿Críticas fundadas a Conectar Igualdad o sólo humo?

cigEl 10 de junio se publicó una entrevista a Alejandro Artopoulos (Universidad de San Andrés) en el diario La Nación (Argentina) sobre el supuesto “fracaso” de la política púbica Argentina Conectar Igualdad. Más allá del título rimbombante, es una entrevista corta donde -más que analizarse la política pública argentina- se revisan generalidades sobre la incorporación de tecnologías en el sistema educativo y las políticas industriales del peronismo. Entre otras manifestaciones de Artopoulos:

“-¿El programa Conectar Igualdad fue un éxito o un fracaso?

-Fue un fracaso, y no sólo en la Argentina. Estos planes de distribución de netbooks, llamados uno-a-uno, se hicieron en América y África. Inicialmente estaban pensados para Asia, pero allí los países los rechazaron. Hay muchas investigaciones que muestran que en la escuela fueron un fracaso porque no lograron una mejora del aprendizaje, aunque sí consiguieron el objetivo de la inclusión digital en los hogares. Pero esa integración es bastante superficial, porque como el docente no usa la netbook en clase los chicos no tienen acceso a los conocimientos necesarios para aprovechar la herramienta. Los únicos programas uno-a-uno que funcionaron tuvieron propósitos educativos concretos en relación con la mejora en la interpretación de textos y en la escritura, pero son excepcionales y en muy pocos casos. La evaluación general de estos proyectos muestra que los docentes tienen muchas dificultades para usar las netbooks en clase y en muy pocos casos las usan para prácticas del lenguaje porque las formas más fáciles de utilizarlas son otras.”

Es claro que ya no sorprende cómo se titulan algunas notas periodísticas. Tampoco sorprende la posición de Artopoulos (ya venía siendo crítico con o sin fundamentos [1] desde que dejó de ser asesor de Conectar Igualdad). Sí me sorpenden al menos dos puntos muy evidentes:

1) El primero es la falta de documentos de investigación de Artopoulos / UDESA donde se expresen los fundamentos y la base empírica del supuesto fracaso que enuncia. Las manifestaciones de Artopoulos ¿son sólo afirmaciones antojadizas, presunciones o existe una investigación / informe que debemos leer al respecto? Busqué y no encontré (ojo, tal vez no los encontré yo… y sí existen). ¿Alguien tiene más imformación al respecto? Incluso sorpende que Artopoulos manifieste en pasado “fue un fracaso” como si el plan conectar igualdad ya hubiera terminado y no se continuara en la actualidad.

2) El segundo punto que sorprende es la cuasi nula respuesta del Consejo Asesor del Programa Conectar Igualdad (que alguna vez supo tener al mismo Artopoulos como miembro activo). Sólo pude encontrar una respuesta directa a las afirmaciones de Artopoulos / UDESA en una entrevista (del 18 de junio) que le efectuara Sabrina Díaz Rato (puntogov) a Eduardo Thill (actual subsecretario de Tecnologías de la Gestión de la Jefatura de Gabinete):

“-El diario La Nación publicó recientemente una entrevista con un ex asesor del programa Conectar Igualdad donde se sostiene que “fue un fracaso”…

-El contenido de esa nota se contradice con el título. Es alguien que opina sin la totalidad de los elementos y que aprovechó una oportunidad para aparecer en un medio y ser tomado como un referente. Cada uno puede pensar como su impronta lo haga pensar. Ese señor mientras integró el programa ni siquiera entendió de qué se trataba. Yo creo que no le entra en su cabeza lo que significa igualdad de condiciones y accesibilidad en términos igualitarios en toda la sociedad. Lo que pretendió ese señor es seguir trabajando en una universidad privada donde únicamente puede acceder el que puede pagar una cuota y puede pensar distinto al resto. No estamos diciendo que Conectar Igualdad haya sido una bala de plata y ya está. No podemos seguir fomentando las diferencias sociales. En un mundo digital no darle accesibilidad en condiciones de igualdad a todos los educandos, es generar más diferencias. En algún momento, así como fue obligatorio la primaria y después la secundaria o la universidad, el que hoy no sepa usar una computadora, se va a quedar excluido del sistema. Ese señor gracias a Dios no pertenece más al programa Conectar Igualdad y por algo habrá dejado de pertenecer. Con esa mentalidad no puede trabajar en aspectos sociales tan profundos e inscribirlo en una cuestión meramente de currícula o de incorporación de tecnología en el aula. Hay que analizar bien el trasfondo de las cosas que se dicen.”

You may also like...

1 Response

  1. July 6, 2015

    […] el sólo hecho de la presencia de las netbooks en la escuela. Y si de eso se trata, el propósito de Conectar Igualdad lo estamos construyendo en este mismo […]

Leave a Reply

Your email address will not be published.